viernes, 12 de abril de 2013

La Ciencia sin Sujeto ¿Un Limbo Legal de Arresponsabilidad?


No saben o no contestan. No se dan por aludidos. No se enteran de la misa la media.

Cuando te enfrentas al aula esclava resulta siendo "ese obscuro objeto del deseo", pues mientras más la miras, más te entusiasma volver a mirarla, pues más savia fluye de ella, más argumentos afloran, más posibilidades, en fín, de que ya mismo sea "ese obscuro objeto del pasado".

Al aula esclava la puedes mirar desde distintos prismas. Acabo de encontrar en mi paseo una pareja de ases. Podemos hablar de aula esclava al cuadrado, pues generalmente en ella se superponen dos esclavitudes. La esclavitud física imperiosa del encorsetamiento visceral de cada cuerpo físico humano en el hueco de la banca esclava. Y la esclavitud epistemológica resultado del cercenamiento del conocimiento, primero en ciencias / letras, después en especialidades.

Media naranja no es una naranja. Dos medias naranjas complementariamente superpuestas equivalen en volumen y forma a una naranja entera.

Un hemisferio cerebral más otro hemisferio cerebral conforman y dan potencia y perspectiva a un cerebro doble y por tanto completo.

La actividad física y mental selectiva que ocurre en el aula esclava, como resultado de ese doble vínculo, físico y epistemológico, conlleva la aparición de un síndrome de hemisferitis cerebral aguda, consistente en la dominancia de un hemisferio cerebral sobre el otro.

Un sujeto, en tanto sujeto, se compone de ambos hemisferios cerebrales, amén de un cuerpo, activo y comunicativo. Ahora bien, un sujeto esclavizado "de por vida" a un aula esclava y jerárquicamente dispuesta, por fuerza mayor deja de ser sujeto completo, tanto en lo físico como en lo mental.

En lo físico, las estructuras propias del aula esclava, serían consideradas "inhumanas" o "subhumanas", si tratáramos de acoger en ellas, con la misma intensidad, a nuestros queridos compañeros animales domésticos o de compañía, pues no lo resistirían.

En lo mental, el mundo objeto de estudio es cercenado en dos medias naranjas: las ciencias y las letras, o lo social y la naturaleza. Como animales sociales que somos, compartimos dentro nuestra tanto lo social como lo natural. Somos organismos vivientes y somos seres sociales. Somos pues naturaleza y sociedad.

Entonces, para que funcione esa disfunción, es decir, para que no seamos capaces de contemplar la naranja entera, sino sólo una mitad, se tiene que dar una condición previa. Y esa condición previa es la pérdida de la subjetividad científica.

El científico, término aquí inclusivo que abarca cualquier campo del conocimiento, se convierte pues en un mercenario, a las órdenes ciegas de otro, que es el que paga y manda.

Es Edgar Morin quien habla de la ceguera mortífera del científico.

Y es Esteban Rodriguez Cairo quien habla de "intelectuales cautivos". Ahora bien según él, tras el proceso de la especialización viene una reconexión entre disciplinas, se forman equipos transdisciplinarios que vuelven al saber holístico de los viejos sabios.

Estos dos autores son una pequeña muestra de la crítica atroz desarrollada durante años hacia el peligro inherente a la especialización y compartimentación del conocimiento.

Por otra parte también es muy abundante la crítica hacia la forma básica de enseñanza y aprendizaje que llamamos lección magistral y aula jerárquica y esclava.

Y en este Post analizamos y digerimos en sinergia, ambas críticas, la epistemológica y la situacionista (?).

Compartimentamos el conocimiento en disciplinas y a los sujetos u observadores en una rejilla ortogonal de bancas esclavas.

La Educación Global (David Selby et al.,) presenta alternativas a ambos tipos de carencia. Por un lado se minimizan las actividades dirigidas y estáticas del tipo lección magistral. Y se pasa rápidamente a la interacción horizontal dentro del grupo mediante actividades prácticas y de reflexión y debate. Es decir el sujeto es puesto en acción y empoderado merced al desarrollo de sus cualidades de interacción y comunicación. Por otro lado, la Educación Global hace un especial énfasis en conectar las distintas áreas de conocimiento, superando así la antigua barrera entre ciencias y letras, y entre especialidades.

El desarrollo de la Simbiodiversidad debe mucho al modelo simpléctico de la Educación Global y en general a los aportes de la educación alternativa.

Lo que es sin duda lamentable es el abismo existente entre la educación formal y la educación alternativa. Lo cual constituye un acicate más, para que los sistemas formales de educación vayan incorporando las indudables ventajas de la educación alternativa.

Finlandia es quizás un caso único, pues sus sistemas formales de educación ya han incorporado mucho de lo alternativo. El lema básico (cooperativo) de la educación formal finesa es "apoyar al que menos sabe", es decir a todas, pues así el grupo termina beneficiándose en su conjunto (se premia la comunidad). El lema básico (competitivo - social darwinista) de la educación formal en otros muchos países parece ser: "sé el mejor" (se premia a los elegidos).

Entonces esa ceguera intensiva, a fuerza de enclaustramiento físico y mental, es lo que crea sujetos que dejarían de ser sujetos legales, dotados de responsabilidad, al perder la capacidad básica de dirimir sobre cuestiones básicas para nuestra supervivencia. Sus cuerpos han sido domesticados físicamente durante años. Sus mentes han sido programadas para sólo ver sólo una pequeña parte de la realidad.

Las aulas esclavas son fábricas de producir fascismo. El aula esclava constituye un delito contra la salud pública. El aula esclava alimenta las raices cognitivas del terrorismo de estado. El aula esclava constituye una emergencia sanitaria global. El aula esclava se merece una alerta sanitaria. El aula circular es una revolución mundial. El aula esclava alimenta el síndrome de la hemisferitis cerebral aguda. El Aula Esclava es incompatible con el Tratado de Bolonia.

Cuando usamos intensivamente el aula esclava, puede que estemos alimentando los anteriores considerandos. Como vemos podemos hablar de fascismo y de terrorismo. Y también podemos enfocarlo como patología. Tanto en unos casos como en otros, resulta vital la difusión y discusión de estos resultados- La decisión ética emerge cuando somos conscientes. Cuando nos damos cuenta. Desde ese momento te revuelves frente a la actual situación, y empiezas a ser alérgico a las actividades en aulas esclavas, como charlas...

Las universidades de prestigio, suelen llevar a gala que las aulas son pequeñas y las sillas están colocadas en círculo...Claro por ello es por lo que, dicen, cobran matrículas tan altas. En las universidades públicas, la implantación del Tratado de Bolonia dista de haberse completado, según el profesorado. Bolonia es incompatible con los grandes grupos de clase. Pero creo que hay algo más, situado en el inconsciente colectivo de profesores que, muy probablemente, llevan desde sus ocho años atendiendo a clases magistrales estructuradas jerárquicamente. Está por tanto muy alejado de su imaginario, el poder concebir el aula y las clases de cualquier otra manera. Si su experiencia pedagógica, desde muy pequeños, fué la estandard, ellos tienden a reproducir lo que han aprendido y practicado durante décadas.

Las grandes asambleas, como las del 15M, muestran como es posible la comunicación horizontal incluso en los grandes grupos. En general no se puede desprestigiar un grupo grande de participantes, simplemente porque sea numeroso. Más bien al contrario, un grupo numeroso tiene muchas ventajas con relación a uno pequeño. La cuestión entonces es más bien de gestión y organización del grupo, sea grande o pequeño.

Por tanto tampoco es cuestión de más dinero, o más profesorado.

De hecho Bolonia surgió para tratar de equiparar unas universidades con otras, a efectos de hacer más prácticas e interactivas las actividades docentes. Es decir, de alguna forma Bolonia es una llamada a cohesionar a las comunidades del aula, al estilo como lo realiza la educación alternativa. Por ello la crítica al Tratado de Bolonia debería ser matizada. Pues en estos aspectos relativos al aula a todas nos interesa que se cumpla.

El regreso del sujeto se está dando a más velocidad en las ciencias sociales. Una nueva disciplina, la Autoetnografía, es buen ejemplo de ello, sin duda alimentada por las renovadas ansias de compartir nuestras experiencias que proporciona internet, en especial las redes de comunicación 2.0, en las que de mero observador pasivo pasas a ser observador participante y activo, al difundir tus propios pensamientos y experiencias, de forma que el sujeto aflora con más fuerza que nunca, arropado por otros millones de sujetos que por fín ya pueden gritar al unísono, sin cuidarse de ese trasnochado y mortífero "A-sujeto" o Sujeto VIRTUAL , al servicio de otros, sujeto aséptico, cuyo principal cuidado era permanecer al margen, invisible, como un auténtico zombi.

Así encaramos una forma de ver las cosas, y la crisis, de una forma distinta. Aparece así la sección intermedia de la pirámide social, la de los técnicos y científicos, la antigua casta sacerdotal, como una porción ineludible de la tarta, como una porción ineludible de la pirámide. Y por lo que venimos comentando, se trata de una población Arresponsable, en el sentido de que sus gafas no le permiten ver y mirar más allá. Es decir, no se trata de culpabilizar a nadie, ni siquiera a ellos. Más bien se trata de vislumbrar caminos, vueltas de tuerca, horizontes prometedores en la actual situación. Una sociedad claramente enferma, como la que alimentamos entre todas, por acción u omisión, tiene sentido que esté comandada por técnicos y científicos enfermos, encerrados dentro de una acción y de una cosmovisión, altamente peligrosa para el futuro de la humanidad. Las instituciones exigen una reforma radical y esta podría hacerse desde muchos y distintos frentes. Es un saber sabido que la Educación es un eje fundamental para los cambios generacionales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

ciencia global al cuadrado...