jueves, 3 de septiembre de 2009

Cuestionando a lo que nos han contado que es la realidad.

Nos apoyamos en creencias para seguir viviendo. El necesitar de estas creencias para vivir no quiere decir que constituyan verdades irrefutables. Por ejemplo, tenemos la creencia de que el vino de la rioja es más sano que el arsénico; es verdad, sin embargo el vino ingerido en grandes dosis es letal y en dosis mínimas el arsenico es utilizada por la farmacopea para elaborar medicamentos.
Gracias a nuestra mente y a nuestros sentidos comprendemos parte de la realidad. Albert Einsten dijo una vez que lo más incomprensible de la naturaleza es que nosotros podamos al menos en parte comprenderla.
La razón controla y revisa la validez de las fuentes de conocimiento. Por ejemplo, un día la razón te dice que ignores la información que te llega de la televisión y que utilizes otros medios de información como Internet y las bibliotecas. En Internet utilizas más la razón porque te ves obligado a juzgar la información por tí mismo; juicio que los adictos a los telediarios tienen menos desarrollados porque para muchos si la televisión dice blanco es que es blanco.
Hay una verdad a la que tenemos que abrir las puertas. La verdad de ´´gaya``, es un gran organismo vivo que regula las condiciones para que pueda darse la vida. Fluctúa en Gaia desde un nanoorganismo hasta el más masivo de los agujeros negros; es decir, todas las unidades toman consciencia de sí misma, y todos tenemos acceso a ella, la conexión es posible. Gaya está a punto de enfermar y podría entrar en cien mil años de fiebres crónicas. Los humanos la estamos jodiendo mucho y no sabemos hasta que momento este macroorganismo nos va a seguir aguantando.
Os invito a investigar la teoría de gaia. Fue formulada por el eminente científico Ingles James Lovelock.
Con todo el material que hay en la red podríamos emprender entre todos una busqueda que nos formase y ayudara a nuestra expanión y crecimiento como organismos vivos dentro de Gaya.
El cambio hacia otra percepción de la vida tiene que llegar. Hay más de lo que nos han contado para que hay; es más, nos han programado para que creamos en un determinado tipo de realidad.
Todos somos frecuencias y energía, cada uno con su firma energética. Nadie nos puede engañar porque donde caben dos caben tres, quiero decir que puedes percibir lo que alguien siente, percibe, piensa; en la consciencia de un organismo evolucionado puede haber más de una firma energética ( frecuencias , vibraciones).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

ciencia global al cuadrado...